¿Cómo escribir una buena novela de ciencia ficción?

Estaremos de acuerdo en que esta es una pregunta vital, ¿verdad? En realidad, se podría atestar uno o dos semestres universitarios respondiendo esa pregunta. Podrías redactar una serie de libros sobre el tema. Y muchos escritores ya antes que han ofrecido su grano de arena. Simplemente busque en Google “cómo escribir una buena novela de ciencia ficción” y hallará muchos buenos consejos.

Pero vamos a abordarlo de todas formas, ¿conforme? Veamos ciertos pasos que puede proseguir en su busca para redactar una buena, o aun genial, novela de ciencia ficción.

¿Cómo escribir una buena novela de ciencia ficción?

Pasé mucho tiempo tratando de descubrir cómo estructurar este artículo, qué incluir, qué omitir, etc. Finalmente, lo resumí todo en diez puntos clave o pasos para escribir una buena novela de ciencia ficción:

Identifique la ‘gran idea’ para su historia.

Durante más de 100 años, los lectores han recurrido a la ciencia ficción para localizar ideas grandes y valientes que cobran vida. Y el género de ciencia ficción se ha entregado con una incesante efusión de grandes conceptos.

Como escritor de ciencia ficción, deseará pasar cierto tiempo pensando en lo que hace que su historia sea diferente y singular. Me refiero a esto como la «gran idea».

Los lectores de ciencia ficción lo aguardarán de ti. Lo van a buscar en el primer capítulo, en la mayor parte de los casos. Así que va a ser mejor que entregues.

La mejor forma de hacerse una idea de este término es leer muchas novelas de ciencia ficción. He representado diez obras notables acá mismo en esta página, y eso solo rasca la superficie. Piensa en el último libro que verdaderamente gozaste. ¿Tenía una buena idea o premisa? Estoy presto a apostar que sí.

Entonces, redactar una buena novela de ciencia ficción empieza con la idea. Esa es la semilla de la que medra la historia. No termina ahí, lógicamente. Hay considerablemente más trabajo por hacer, como vamos a ver en los pasos dos a diez ahora. Pero la enorme idea, la premisa novedosa que distinguirá tu trabajo, debe estar ahí desde el principio .

En otros géneros de ficción, la enorme idea es menos esencial. En la ficción «literaria» o usual, por poner un ejemplo, podría ser suficiente tener personajes interesantes que encaren retos y cambien o medren como resultado de ellos. Pero con una novela de ciencia ficción (y con la ficción especulativa normalmente), precisas ofrecer algo más . Necesitas una buena idea.

No me malinterpreten: asimismo es esencial tener personajes interesantes que se encaren a retos que los cambien y les den forma. Eso es bueno para todos los géneros. Ese es el ingrediente central de cualquier buena historia. Pero la ciencia ficción precisa una buena idea, además de esos otros ingredientes.

Aquí están las buenas noticias. El género de ciencia ficción es impresionantemente diverso. Ofrece a los escritores un sinfín de caminos y posibilidades, cualquiera de los que podría conducir a un buen libro. Eso es en una parte por qué es uno de los géneros de ficción más populares en nuestros días. Siempre hay espacio para la innovación y las ideas frescas.

Sepa quiénes son sus lectores y qué quieren.

Los lectores de ciencia ficción son tan diversos como los libros que leen. Todos tienen diferentes expectativas cuando comienzan una nueva novela. Pero cuando se trata de ciencia ficción, los lectores tienden a buscar elementos específicos cuando toman una novela.

Por ejemplo, tome todo el asunto de «duro» versus «blando»:

  • La ciencia ficción dura se mete en los «tuercas y tornillos» de cualquier ciencia que aparezca en la historia. Las historias de ciencia ficción dura suelen tratar algún aspecto de la astronomía, la biología, la química o la física.
  • La ciencia ficción suave generalmente se preocupa más por los aspectos sociales y humanos de la historia, y dedica menos tiempo a los aspectos técnicos o científicos. Estas historias a menudo presentan las ciencias «más blandas» como la antropología y la psicología.

Haga que la ciencia sea parte integral de la historia.

La definición de ciencia ficción puede variar según a quién le preguntes. Pero la mayoría de los lectores y escritores están de acuerdo en una cosa. Una buena historia o novela de ciencia ficción tiene que presentar la ciencia de una manera que sea parte integral de la historia. Ese es el requisito y la definición mínimos.

La historia no tiene que ser «sobre» la ciencia. De hecho, probablemente no debería. Probablemente debería ser sobre los personajes principales que has creado. Debería ser sobre lo que quieren esos personajes y los enormes obstáculos que enfrentan en la búsqueda de sus objetivos. Ese es el corazón de la historia.

Pero… ¡No dejes que la ciencia abrume la historia!

En esencia, las novelas tratan sobre personajes y las cosas que les suceden. Esto asimismo es cierto para la ciencia ficción, la fantasía, el romance, el misterio y otros géneros. Leemos historias para descubrir nuevos mundos y conectarnos con las personas que los habitan. Nos unimos a los personajes en sus viajes, animándolos a lo largo del camino.

Esto es algo a tener en cuenta cuando se propone escribir una novela de ciencia ficción.

Incluso las novelas de ciencia ficción \\\»duras\\\», aquellas que profundizan en los aspectos científicos, tienen que ser identificables. Como lectores, es posible que no entendamos totalmente las complejidades de los viajes interplanetarios o la inteligencia general artificial. Pero sabemos lo que significa humano. Tenemos años de experiencia en ese departamento.

Entonces, aunque en ocasiones podemos tener contrariedades para mantenernos al día con la ciencia, siempre y en toda circunstancia podemos relacionarnos con el lado humano de la historia.

¿Qué ocurre si tu novela no incluye humanos? ¿Y si tiene sitio en otro mundo poblado por una raza alienígena? ¡Lo mismo se aplica! Incluso si su historia carece de personajes humanos, aun si está ambientada en el planeta Extoor-trece, donde las formas de vida dominantes se arrastran sobre tentáculos y absorben carbono para su sustento, debemos comprender sus deseos, miedos y esperanzas.

Porque sin esas cualidades familiares y reconocibles, verdaderamente no tienes una novela. Tienes la versión ficticia de un libro de texto. No puede ser todo ciencia. Tiene que ser ciencia ficción . Tiene que haber una historia que queramos proseguir, con personajes que nos interesen de alguna forma.

Muestra las motivaciones, miedos e inquietudes de tu personaje principal.

¿Qué quiere tu personaje principal? ¿Qué quiere el personaje para quienes la rodean , para sus seres queridos?

Si puede responder a estas preguntas, está en camino de escribir una buena novela de ciencia ficción. Si no puede responderlas, tiene más trabajo que hacer. (Y eso está bien. ¡Las novelas son trabajo!)

Gran parte de la narración proviene de este concepto básico. El personaje principal quiere algo, pero se presenta un obstáculo. Esto conduce al conflicto, la fricción y el drama. Puede aumentar la tensión y el drama en su novela de ciencia ficción «aumentando» el deseo… aumentando las motivaciones del personaje.

Considere la diferencia:

  • Una niña le roba una manzana a un vendedor en un mercado.
  • Una mujer empobrecida en una sociedad draconiana con leyes duras roba una manzana de un carro para alimentar a su hija hambrienta.

Observe la diferencia de tensión aquí, las apuestas más altas que están involucradas. En el segundo ejemplo, la mujer está arriesgando su vida para cometer este delito menor. El “querer” es más fuerte. De hecho, es más una necesidad que un deseo. El obstáculo es más fuerte también. Si la atrapan, podría ser castigada severamente, tal vez incluso perdiendo una mano. ¡Ay!

Pero, ¿cómo sabemos estas cosas? ¿De qué forma sabemos lo que el personaje desea o teme, de una escena a la próxima? Hay múltiples formas de conseguir esto. La interioridad es una de ellas. En la escritura de ficción, la interioridad se refiere a los pensamientos, temores y reacciones de un personaje al planeta que lo rodea: los pensamientos internos del personaje.

También podemos descubrir las motivaciones, temores e inquietudes de un personaje a través del diálogo y la acción. En el ejemplo precedente de la manzana, sabemos que la mujer está agobiada sencillamente al observar su comportamiento. Pero el creador podría darnos más información (y, por ende, una conexión más profunda con la historia) al descubrir los pensamientos internos de la mujer.

Aquí hay un caso de de qué manera podría funcionar:

Maida se quedó mirando el puesto de frutas durante algún tiempo, abriendo y cerrando las manos. Pensó en el vientre rugiente de su hija. ¿Podrá la niña aguantar otro día sin nada que comer? ¿O sería la próxima noche la última? ¡Era tan delgada, tan frágil ya! ¿Y quién extrañaría una sola manzana de un carro lleno de ellos? ¿Caería el vendedor en la pobreza por la pérdida de una manzana? Por supuesto que no. Esa brillante esfera carmesí significaba todo para ella y muy poco para este hombre. Era uno de docenas. Cientos incluso. Por supuesto, había que pensar en la ley. Maida había oído decir que, bajo el nuevo régimen, los ladrones a menudo perdían la mano que robaba como castigo por sus crímenes. Ella pensó en eso. Pensó en su hija. Esperó hasta que el vendedor estuvo ocupado regateando con un cliente, y luego hizo su movimiento…

Deja un comentario